CELESTÚN, Yucatán, 8 de febrero.- Carteles de cartón de “Clausurado”, instalados por inspectores de la Secretaría del Medio ambiente Recursos Naturales (SEMARNAT), y de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), colocados con anterioridad en los terrenos cercanos a la escollera, ocupados por vecinos, fueron quemados anoche por una multitud.


Los carteles citados fueron colocados por la noche, al amparo de la oscuridad, por inspectores que tienen temor de enfrentarse a un grupo de pobladores; que mantiene ocupados dichos terrenos desde hace algunas semanas.


Alguno de los lugareños que hacen guardia en dicha área, avisó por medio del estallido de “voladores”, a la demás gente, quienes se trasladaron al lugar, y retiraron los carteles colocados en los maderos que limitan un espacio entre un terreno y otro, los cuales depositaron en el suelo, a una cuadra de las instalaciones del refugio pesquero, y les prendieron fuego.


Los molestos pobladores que han estado limpiando dichos espacios, y que aseguran que los ocuparon, porque no tienen un terreno para construir su vivienda, demuestran de esa manera su afrenta a las dependencias federales del medio ambiente, en su lucha por defender lo que consideran “su patrimonio”.


Anoche mismo acudió un grupo de molestos celestunenses, al domicilio de la Alcaldesa local, Yulma García Casanova, para exigirle su intervención, y para que el asunto de la ocupación de dicha superficie, se trate por la vía del diálogo, para evitar hechos violentos, que podrían desatarse de un momento a otro.


Los carteles de Clausura, colocados y quemados, corresponden al caso ventilado en el Expediente PFPA-YUC/002/IA/2020. Las clausuras citadas se dieron a poco más de tres semanas de haber sido ocupadas.
De acuerdo con datos recabados entre los pobladores, estos terrenos fueron donados a la administración municipal 1998-2001, que encabezó el ex Alcalde, Andrés Castilla Sabido, que a su vez entregó a la Zona Naval Militar, en donación gratuita, y después se le devolvió de nuevo al Ayuntamiento que encabezó Rosa Alba Acosta Narváez, período 2012-2015.


Sin embargo se menciona que tiene varios dueños, por lo que los vecinos demandan un diálogo con las autoridades superiores, para que les enseñen documentos legítimos y verdaderos, sobre quien es su verdadero dueño, ya que de lo contrario, aseguraron que no aceptarán nada que venga de lo “oscurito”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *