LOCAL, 8 de julio. – En este período vacacional se estima un aumento en el número de niños que sufren algún accidente casero, los cuales son quemaduras, contusiones y fracturas.

En las vacaciones, los niños tienen más tiempo libre para estar en la casa, lo cual hace que su curiosidad los lleva a muchas partes, entre ellas, la cocina, sitio donde se registra el mayor número de accidentes.

El rango de edad entre los niños afectados va entre los tres y ocho años de edad, de ahí la importancia de tener un mayor cuidado y una buena vigilancia, para así evitar accidentes, y por lo consiguiente disfrutar el período vacacional.

Ya que el niño por curiosidad puede tomar un cerillo y prenderlo, usar una veladora, hacer fuego aprovechando que el piloto está encendido, así como voltear la olla o la sartén donde recientemente se preparó la comida, etc.

El problema de las quemaduras aumenta notablemente cuando ambos padres son los que trabajan y el menor está bajo el cuidado de la abuela, o algún familiar.

En lo que va del año, ya son 806 las personas que fueron atendidas por quemaduras, la cual es inferior a la ya registrada en el período de 2018, con la suma de 840.

Dentro del tipo de lesión accidental y sus causas destacan, en los tres primeros sitios, las contusiones, las heridas de la cabeza y las fracturas. Los principales problemas son las caídas de un nivel a otro, principalmente de escaleras y de la cama.

Finalmente, el Cenapra indicó que la responsabilidad del cuidado de los pequeños es de los adultos y que en sus manos se encuentra el evitar que un niño sufra un accidente de este tipo que traerá consecuencias graves tanto para él como para la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *