CELESTÚN, Yucatán, 16 de mayo.- Una discusión entre sus familiares, con los responsables del retén sanitario ubicado en el puente, que tuvo como consecuencia que le impidan la entrada a su lugar natal, casi le cuesta la vida a la joven señora, Addi Guadalupe Flores Pech, de 25 años, quien tuvo que cruzar de “mojada” a este pueblo pesquero.

Addi Guadalupe narró la manera cómo ocurrieron los hechos, que según ella le afectaron su salud, al ser atacada por alimañas, principalmente por tábanos, que le causaron una reacción alérgica en su cuerpo, cuando se internó en la selva de la biósfera de la Ría, y que fue necesario llevarla al Centro de Salud.

En las redes sociales, los encargados del retén que integra un grupo de pobladores, dan su versión de los hechos, pero no ofrecen una explicación razonable, sino que se limitan a agradecer a la gente su apoyo para continuar en la vigilancia.

La mujer celestunense dijo que hace cerca de dos meses que se trasladó con su actual pareja sentimental, Darwin Guadalupe Clemente Fuentes, a Isla Aguada Campeche, de donde es originario, para visitar a los papás de éste, pero no contaban con la aplicación de la Contingencia Sanitaria, que obligó al cierre de carreteras y comunidades enteras en toda la Península de Yucatán.

Comentó que el martes 12 del actual, retornó a Celestún, junto con su pequeña hija, y para adelantarse en los trámites en el retén sanitario, pidió a su prima Isamar Baldera, y al padre biológico de la niña, Daniel Mijangos; junto con su madre Yolanda Pech Caamal, para que hablaran con ellos y les explicaran sobre su retorno.

Ante la negativa de permitirnos la entrada junto con mi pequeña hija; mi madre discutió con ellos, quien les dijo que “mi hija entra, porque entra”, y para mala suerte, adoptaron una actitud negativa, que terminó con una falsa versión, al asegurar que vengo de Cancún, Quintana, Roo, y que “seguramente” estaba contagiada con el Covid-19.

Inútiles fueron mis esfuerzos cuando les presenté un certificado médico, expedido por el Instituto de Servicios Descentralizados de Salud Pública del Estado de Campeche, de la Jurisdicción Sanitaria No. 3 con sede en Isla Aguada; firmado por la Dra. Daniela Saraí Dzib Maas, donde certificó mi tipo de sangre, y de no tener ningún síntoma respiratorio, dijo.

Además me ofrecí a que me llevaran al Centro de Salud local, para que me hicieran otros estudios, para que certificaran que no estoy enferma, y mucho menos contagiada, pero no aceptaron, asimismo les ofrecí que me quedaría en mi casa, de donde no saldría, todo para que me permitieran pasar.

Al ver su negativa actitud, por ello me la jugué por la Ría, donde, después de caminar por unas veredas, y llegar a un “ojo de agua”, me pasaron en lancha, y me quedé guardada entre la vegetación, cerca de las instalaciones turísticas de Dzinitún, y luego esperaron a que entrara la noche, para rescatarme, abundó.

Afortunadamente a mi hija la cruzaron en motocicleta por mi ex pareja, y mi prima; agregó la entrevistada.

Por la noche de ese día, un grupo llegó hasta las puertas de la casa de la alcaldesa, Yulma García Casanova, para pedirle que fueran a mi casa y me sacaran del puerto, como si fuera una vulgar delincuente, precisó.

Ahora por las redes sociales están afirmando que estoy enferma de coronavirus, cuando esto es totalmente falso. Me remito a cualquier autoridad de salud, para que me hagan los exámenes que se requieran, dijo.

“Lo único que quiero es que me dejen en paz. Por ello pido la intervención del gobierno del Estado, y la CODHEY, para que cesen las agresiones en mi contra, y me den garantías para mi persona, mi familia, y mis bienes”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *