KINCHIL, Yucatán, 30 de mayo de 2022.- A una semana de los dimes y diretes, jaloneos y golpes en la comisaría ejidal de este municipio, hasta el momento sigue la división entre hombres y mujeres de campo, quienes responsabilizan directamente de esto, al primer edil, Valentín Pech y al ex alcalde Carlos Tún. 

La convocatoria realizada por Basilio Poot Chac la semana pasada, tenía como objetivo según el propio comisario, aterrizar diferentes programas y apoyos para las y los ejidatarios, pero los ánimos se caldearon debido a la falta de entendimiento y consenso dentro de la asamblea. 

De hecho, en el mismo lugar, un grupo de ejidatarios cuestionó al ex comisario Fausto May por la presunta falta de pagos que una empresa privada realizó por la renta de un terreno en donde se encontraba una antena de telefonía celular, lo que fue calentando más los ánimos hasta llegar al conato de bronca. 

Los opositores a Fausto May, indicaron con documentos que estuvieron circulando en redes sociales, que el ex comisario habría presuntamente recibido dos pagos que ascienden a más de 180 mil pesos, mismos que según los “afectados” nunca llegó a manos de las y los ejidatarios. 

Esto provocó el choque entre mujeres y hombres, quienes protestaron en contra de Fausto May, Valentín Pech y Carlos Tun Castro, a quienes responsabilizan de lo que ocurre en el tema agrario de la comunidad. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *