HUNUCMÁ, Yucatán, 3 de febrero.- Una humilde ventera de frutas y legumbres, fue timada con un presunto billete falso de $200 pesos, por una mujer con acento fuereño, que se retiró del lugar, dejando su compra encomendada con la misma vendedora.

Los hechos se registraron este mediodía en la calle 25 entre 26ª y 28, a media cuadra del Mercado Municipal.

Trascendió que una mujer desconocida, con acento fuereño, pagó con un billete, al parecer falso, de $200 pesos, por la compra de un plato con “Xek” de frutas, y un dulce de tamarindo, con un valor de $17 pesos, a la Sra. Justa Rufina Canché Baas, de 66 años de edad.

La humilde vendedora le dio vuelto de $183 pesos, que corresponden a su venta de toda la mañana. Minutos después cuando su esposo Roberto Mex Méndez, llegó a buscarla, le mostró el billete apócrifo a simple vista, mismo que llevó a una tienda para comprar un pomo de café para su consumo.

Grande fue su sorpresa, cuando el dueño del establecimiento le dijo que el billete era falso, y que llamaría a la Policía Municipal, para ponerlo de su conocimiento. Asustado, don Roberto le comentó que a su esposa Justa Rufina se lo habían entregado por una compra, por una mujer desconocida, y para evitarse problemas, pagó su mercancía con otro billete de su propiedad.

Más tarde, fue la misma persona quien dio conocimiento a la Policía Municipal, que envió a tres agentes para realizar las diligencias de ley. Uno de los uniformados, a quien don Roberto

Mex Méndez, de 72 años, le entregó el billete falso, se negó a mostrárselo al reportero con el argumento que se lo había dado al Comandante, cuando todo lo que aseguró se trató de una mentira, pues solo ellos tres se hallaban en el lugar.

La mujer desconocida, que pagó con el presunto billete falso, dejó encomendada su compra con doña Justa Regina, al decirle que volvería después, pero no retornó. Entre las bolsas de su compra, hacía una que contenía carne, otra de verduras, una de frutas y demás; con lo que se supone que pagó con otros billetes apócrifos.

La mujer también estuvo presente en un almacén de ropa, cuyas cámaras de vigilancia la grabaron mientras estuvo en el interior, y cuyas pruebas le serían entregadas a las autoridades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *