SISAL, Hunucmá, Yucatán, 27 de junio.- Sujetos desconocidos, provistos con pasamontañas, y al amparo de la oscuridad, asaltaron con lujo de violencia una embarcación ribereña de pescadores locales, cuando se hallaban esta madrugada en alta mar, a unos 50 kilómetros de este pueblo pesquero.

El robo asciende a casi $300 mil pesos, dijo Luciano Ek Casanova, encargado de la bodega La Pulga del Mar, quien criticó la tibieza con que actúan dependencias federales encargadas de las actividades marítimas.

Ek Casanova arremetió contra los elementos de la Secretaría de Marina Armada de México, quienes, dijo, ni siquiera se habían presentado al lugar, a pesar que desde hace varias horas les avisé de lo acontecido.

“No es justo, nos estamos partiendo la madre, el motor todavía lo debemos, y vienen unos cuantos hijos de puta, y despojan a nuestros compañeros pescadores, que expusieron su vida en el mar, cuando estaban buscándose el sustento familiar, creo que no es justo”, sostuvo el informante.

Los modernos piratas despojaron a los hombres de mar de este lugar, del motor de su embarcación; así como los GPS de navegación, además del producto marino capturado durante varias horas de labor, junto con varios bidones de gasolina, radio de comunicación; lo mismo que dinero en efectivo, y los teléfonos celulares de sus ocupantes.

En la lancha Bernardino, con matrícula 3103243613-6, interceptada por los piratas se encontraban: los hermanos Edgar de Jesús y Oscar de Jesús Ek Balam, este último patrón de la nave, de 18 y 27 años de edad; así como Víctor de Jesús Cool Uicab (37) y Oscar Romero Canul (27).

Los cuatro pescadores oriundos de la cabecera municipal, vivieron minutos de fuerte tensión, cuando cerca de las 2:10 de la madrugada, cuando se hallaban pescando en alta mar, en el sitio conocido como Segundo 14, a unos 50 kilómetros mar adentro, frente a Sisal, los interceptó el grupo de atracadores.

Oscar de Jesús Ek Balam, patrón de la lancha, comentó que esos sujetos pegaron su nave con la de ellos, de manera sorpresiva, subiendo enseguida, mientras proferían insultos y amenazas.

Indicó que la mayoría de estos individuos estaban armados con pistolas y uno de ellos les dijo que, es mejor que no pongan resistencia, porque de lo contrario la pasarían muy mal, añadió el entrevistado.

Todos estábamos asustados, temí lo peor, entonces dije a mis compañeros, que hicieran todo lo que les pedían, que no se opusieran, y les ordené que permanecieran acostados boca abajo, como les exigieron los modernos piratas, agregó.

Dos de ellos me tiraron al piso de la lancha, y mientras uno me puso el pie, presionando mi garganta, el otro agarró el bidón de combustible, y me roció encima con gasolina; con la amenaza de que me prendería fuego, recalcó.

En minutos, después que se apoderaron de todo, y desatornillaron el motor fuera de borda, un 50 de cuatro tiempos, con valor de casi $200 mil pesos, esos tipos -al parecer, unos seis en total- abordaron su lancha, que no tenía nombre ni matrícula, y huyeron en la oscuridad, afirmó Oscar de Jesús.

Como nos dejaron sin nada, entonces con apoyo de unos remos, logramos avanzar unos dos kilómetros, para avisar a los demás compañeros que estaban pescando cerca, y que ni enterados estaban de nuestra situación, comentó.

Esta mañana la embarcación Bernardino fue remolcada al puerto de abrigo, mientras los agentes de la Policía Municipal y local, recabaron datos de los hechos. Una mujer de la Capitanía de Puerto hizo lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *