KINCHIL, Yucatán, 10 de marzo de 2019.- “Están manchando el nombre de mi familia,  la tierra viene siendo una herencia de mi papá y mi mamá”, explicó José Reynaldo Tzuc Couoh “Barito”, quien fuera señalado por un grupo de ejidatarios por ser  el supuesto prestanombres del alcalde Carlos Valentín Pech Dzib, para que éste se apropiara de 200 hectáreas de terrenos del rancho “Lec”.

Con documentos en mano, el vecino de Kinchil mostró el certificado de derechos agrarios que le heredó su padre, José Guadalupe Tzuc Canul, donde demuestra que ese espacio ha sido trabajado desde hace muchos años.

Además, enseñó un acta de asamblea ejidal donde se indica que la representante del rancho “Lec” es su madre María Lucila Couoh Pech, y que en segundo lugar aparece él y después sus demás familiares como socios. 

También, exhibió la antigua clave UPP de su mamá, 31-044-1102-001, que en esta reciente actualización pasó a su nombre, con el numeral 31-044-1292-001. “¿Dónde dice Carlos Valentín Pech acá? Me están difamando que soy un prestanombres”, sentenció.

A su vez, “Barito” detalló que otra de las mentiras de sus acusadores es la extensión del rancho “Lec”, pues en el documento se expresa claramente que su área es de 100 hectáreas y no 200. Reclamó que quienes lo señalan no tienen ningún documento que sustenta sus argumentos, pero que él sí tiene para demostrar su humildad e inocencia.

“Si tuviese como dicen, estuviera vendiendo los derechos a Carlos Valentín Pech siendo presidente, tuviese yo una mansión y tuviese, quizá, millones de pesos en el banco”, manifestó mientras mostraba su casa de huano, la cual poco a poco va reparando.

“Yo no soy un títere de él ni de nadie”, apuntó. Asimismo, aprovechó para opinar que los que quieren parcelar el ejido no se dan cuenta, primero, si hay, porque es fruto del trabajo de los que ya se murieron, que muchas veces con tal de verlo crecer privaron de ciertas cosas a sus hijos, como le paso a él.

Por su parte, Pech Dzib se reunió con Germán Borges Sarabia, Silvino Dzib Cauich, Higinio Poot May y Jorge Rosado Medina, quienes en nota publicada en medios dijeron que él se había apropiado de tierras que no le pertenecen. En la charla, les planteó que es muy respetuoso de sus asuntos agrarios y que como autoridades deben sumar esfuerzos, pues no hay nada que no se pueda resolver con el diálogo.

“Hacer caso a lo que la gente cuenta, lo la gente mal intencionada, o los que redactaron las supuestas declaraciones de estas personas, pues es dar alas a un conflicto entre autoridad y ejidatarios, cosa que nunca se va a dar porque un servidor siempre es respetuoso”, aclaró.

Por último, agradeció el interés por solucionar este tipo de controversias, pues se necesita trabajar hombro con hombro para solucionar todos los problemas que tiene el municipio. Explicó que si bien maneja un apiario, él no es dueño de la tierra, sino está encomendado en un espacio, como muchos quienes se dedican a esta actividad.

Asimismo, destacó que está en una posición neutra en cuanto a la parcelación del ejido, pues como autoridad debe escuchar y apoyar a las partes para llevar los asuntos a buen término. En ese sentido, les ofreció todo su respaldo para esta discusión.  

“No nos volvamos rehenes de la prensa, sobre todo con aquellos identificados con la intención de desprestigiar a un servidor”, finalizó ante los ejidatarios, a quienes de nueva cuenta convocó a sumar fuerzas por el bien de Kinchil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *