HUNUCMÁ, Yucatán, 8 de mayo.- Restos óseos de lo que podría pertenecer a una persona del sexo masculino, vecino del rumbo, reportado como extraviado desde hace casi dos años, fueron rescatados este mediodía de un pozo, por elementos del H. Cuerpo de Bomberos, en un predio localizado en la colonia Álvaro Obregón, al Poniente de esta ciudad.

Se averiguó que un familiar del dueño de la vivienda, ubicada en la calle 34, entre 43 y 45, identificado sólo con el sobrenombre del “Morro”, se introdujo esta mañana en la oquedad, que se ubica al fondo de su solar, para realizar trabajos de limpieza, sin embargo se llevó tremendo susto, cuando al remover la tierra mezclada con hojas, se encontró con unos huesos humanos.

El mismo reportó el hallazgo a las autoridades, quienes dieron aviso a personal de la Fiscalía General del Estado, quien envió al Servicio Médico Forense. Miembros del grupo de Rescate del H. Cuerpo de Bomberos, así como los responsables del carro pipa No. 781, se encargaron de sacar los restos óseos.

En este predio, propiedad del octogenario Gregorio Lara, de 80 años de edad, popularmente conocido como don “Goyo”, acostumbraban reunirse varios bebedores consuetudinarios, pero eso se acabó hace dos meses, luego que enfermó, y sus familiares se hicieron cargo de él.

Se averiguó que la persona reportada como extraviada, responde al nombre de José del Rosario Canché, con domicilio en la calle 43 x 34, a una cuadra de dónde sacaron los restos humanos, que se supone, podrían ser de él, aunque todo dependerá de la necropsia de ley, que le practique el SEMEFO. El cuerpo en descomposición, con los huesos casi completos, fueron depositados en una bolsa negra y llevados a Mérida para su análisis.

No se sabe nada más de la persona extraviada, ya que uno de sus familiares, que se encontraban en el lugar de los hechos; se negaron a aportar mayores datos, e incluso pidieron a reporteros de los diferentes medios de comunicación, que les tengan respeto.

Vecinos del rumbo se mostraron sorprendidos, al enterarse que en el pozo del patio de don “Goyo”, que se ubica al fondo de su terreno, junto a un árbol de “chacá”, habían encontrado restos humanos, aunque casi todos se inclinaron por asegurar que sean los de José Rosario, quien en vida acostumbraba reunirse en ese lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *